Skip to content

Fotoperiodismo: una fotografía vale más que mil palabras

noviembre 23, 2021
FOTOGRAFIA
¡Comparte!
Slide
Wendy Rodríguez
Autor: Wendy Rodríguez

Experta en comunicación digital

Slide
banner1

 

fotografiaEl fotoperiodismo como rama del periodismo y la fotografía, puede parecer fascinante para los aspirantes, y de muchas maneras, realmente lo es. ¿Por qué? Déjame explicarte en qué consiste esta increíble carrera para que saques tus propias conclusiones, pues este programa se enfoca en el uso de la fotografía fija y en movimiento en el periodismo y prepara a las personas para funcionar como fotógrafos de noticias y editores fotográficos.

Conoce más: Fotografía

Te imaginas ganarse la vida recibiendo dinero para viajar y fotografiar, para presenciar el desarrollo de la historia y dar una perspectiva a través de la narración visual ¿Maravilloso, no? Pero no en realidad eso no lo es todo, teniendo en cuenta que hay una gran demanda y que las grandes empresas están exigiendo mucho más que saber fotografiar o editar.

¿Sabías qué?
El primer procedimiento fotográfico o heliográfico fue inventado por Niépce hacia 1824. Las imágenes eran obtenidas con betún de Judea, extendido sobre una placa de plata, luego de un tiempo de exposición de varios días.

Es por eso que a continuación te voy a mostrar los 10 principios prácticos que exigen las empresas y que debes tener en cuenta:

No se trata solo de la cámara, se trata del ojo: si quieres ser fotoperiodista, no requieres la cámara más cara, lo que importa es que tengas claro absolutamente todo sobre cómo funciona e invertir más tiempo en entrenar tu ojo, que en el equipo.

El espectador debe poder confiar en ti: las mejores fotografías de periodismo fotográfico llevan a las personas a diferentes lugares y el espectador tiene que poder revivir los eventos que se desarrollaron frente al fotógrafo.

Tus historias más fuertes son probablemente las que mejor conoces: muchos fotoperiodistas cometen los errores de buscar las mismas noticias que todos los demás. Pero en un mercado visual, esta ya no es la manera de sobresalir, ni es financieramente viable para la mayoría. Es importante que crees tus propias perspectivas y experiencias en el mundo, de tal manera que des acceso a conocimientos que otros desconocen.

No hay limitaciones en los temas: se deben hacer algunos esfuerzos para amplificar y traer nuevas perspectivas críticas a las historias que se cuentan. Temas como: la guerra y el sufrimiento, el medio ambiente o la naturaleza, los atletas en su camino a las competiciones, etc. El mundo está lleno de historias que vale la pena contar y un fotoperiodista tiene que estar ahí para capturarlas.

Debes ser una persona de negocios: cosas como saber qué cobrar, cómo negociar y cómo leer los contratos son fundamentales para ser un profesional y hacerlo en esta industria.

Tener un buen sentido comercial: para encontrar nuevos compradores, mantener el flujo de trabajo, anunciar tu trabajo y determinar los precios. Además, la capacitación avanzada en tecnologías de fotografía y programas de software puede ayudarte a crear carteras más impresionantes para atraer a clientes potenciales.

Muy poco de tu tiempo como fotoperiodista se gasta realmente fotografiando: no todo se reduce a ello. De hecho, investigar, crear contactos, obtener acceso, facturar, realizar pagos, editar, comercializar se lleva la mayor parte de tu tiempo.

La seguridad de tu trabajo es crítica: pedir membresías a organizaciones de prensa para obtener credenciales, gestión de marketing para tu trabajo, sistemas confiables de almacenamiento de datos, para guardar tus archivos, en fin. Todo es parte de ser un profesional responsable que puede proteger su trabajo.

La ética del fotoperiodismo es importante: este tema es realmente relevante. Cada año hay nuevos escándalos de compras de fotos y tergiversación de imágenes. Si no valoras tu trabajo perjudicas la base de lo que es el fotoperiodismo: presentar la verdad.

Hay que destacar y ser el mejor: ya no es suficiente ser un buen fotógrafo, en esta era digital, todos tienen una cámara en el bolsillo, y la comprensión del público de profesional contra aficionado se vuelve más nublada con cada año que pasa. Necesitas desarrollar un estilo personal muy fuerte.

Ahora que conoces un poco de esta carrera y de esas características y principios que las empresas requieren de ti si deseas convertirte en un fotoperiodista, y ves que realmente te apasiona y es lo tuyo ¿Te animarías a apostarle al fotoperiodismo?

Fotografía
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)